miércoles, febrero 07, 2007

Solo una anécdota, y un libro, "El Quinto Día"

Hoy, por motivos de trabajo, iba de Estella a Tudela. Yo iba en mi coche, a unos 100 km/h siguiendo a un cliente que iba delante en el suyo. La carretera era de un carril en cada sentido, y había un poco de tráfico... no había caravana, pero tampoco podíamos dejar más de 30 metros de distancia entre un coche y otro. De repente, al coche que iba dos por delante mío (o justo delante del coche de mi cliente) se le ha empezado a soltar el parachoques. Era grande, de los de plástico que no paran gran cosa, pero que son anchos y voluminosos. Tras ver a cámara lenta cómo se movía de forma rara, cómo se soltaba del enganche izquierdo, cómo daba un par de botes sobre el asfalto agarrado aún por el enganche derecho, cómo se soltaba finalmente, cómo se iba al lado derecho de la calzada dando saltos bastante altos, y cómo he respirado al ver que no iba por el centro de mi carril. El coche de delante mío ha dado un volantazo bastante fuerte, pero sin demasiados problemas por que no venía nadie por su lado. A mi me estaban adelantando cuando he dado mi correspondiente volantazo, pero el adelantador se ha dado cuenta del problema y se ha podido echar a la izquierda, con lo que he podido dar el volantazo con cierta holgura ... aunque el parachoques ha pasado a menos de medio metro de mi coche. Bueno, no ha pasado nada, ni un bollito pequeño!
Y pasando otros temas más amenos, ayer terminé un libro que me regalaron para mi cumpleaños, "El Quinto Día". El libro trata de que repentinamente aparecen millones de unos gusanos extraños en el Mar del Norte, que a base de excavar en sitios específicos logran provocar un inmenso maremoto que arrasa el norte de Europa, mientras que todo tipo de animales acuáticos arrasan las costas y el comercio marítimo. Tras esto se empieza a investigar, y se descubre que son unos bichos unicelulares que forman una megainteligencia colectiva en el mar, que dejan al ser humano en pañales, y que quieren destruirnos por que están hasta el gorro de que les fastidiemos los fondos marinos. Al final, un grupo de heróicos científicos logran establecer contacto con ellos, y les convencen de que no somos tan malos. Eso si, de los científicos se mueren casi todos, solo se salva el esquimal, una que no sé lo que hacía, y otra del SETI.
Nadie nota nada raro? ¡Donde está la palabra 'spolier' anunciando que voy a destripar el libro?¡ Muy sencillo,no está. El motivo es que quiero que nadie lo lea: Es tal, pero tal bodrio, que no merece la pena más que para hacer pesas (eso si, por que son unas ...1000 páginas!!! y se puede resumir sin ningún esfuerzo en menos de una decena de líneas!). Los personajes son planos, la ciencia no rebosa las páginas del libro, se derrama y hace un bonito charco en el suelo junto a las lágrimas del lector (por ejemplo, se da como teoría absoluta y completamente cierta que el Teide se va a hundir en unos pocos años generando un maremoto con olas de 600 metros de altura. Toma ya!). Los momentos cúspide del libro, que son el gran maremoto del Mar del Norte y el contacto final, son tan aburridos que se leen diagonalmente sin ningún remordimiento. Tras 1000 páginas de libraco no logré imaginarme a un solo personaje del libro de forma más o menos fiable. Creo que uno tenía barba. Y otro era esquimal, o algo parecido, lo que me hace suponer que tendría la piel olivácea, aunque saca mis prejuicios de raza y hace que me lo imagine en Londres con capucha de piel de foca contínuamente. Al final, en un relax post-orgasmo en comunión con los yrr (el bonito nombre de los bichos en cuestión), el autor monta un ataque anticatólico, anti-EEUU completamente en serio, pero basandose en la premisa de que los bichos existen. Quien me conoce sabe que la Iglesia no es mi favorita, y que los EEUU menos, pero ver cómo son atacados de una manera tan estúpida hace sangrar a cualquiera que tenga la cabeza sobre los hombros. En resumen: Es un amago de best seller cientifoide, mal escrito y supinamente aburrido. Eso si, si alguien es capaz de contar las veces que la palabra 'azul' aparece en él, le invito a cenar! Si que es cierto que la foto de la portada es bonita.
Afortunadamente, tengo ya a mitad otro incomparablemente mejor, este si que es literatura de la buena. ¡A ver si lo acabo prontito!

4 comentarios:

eledhwen dijo...

"El libro trata de que repentinamente aparecen millones de unos gusanos extraños en el Mar del Norte, que a base de excavar en sitios específicos logran provocar un inmenso maremoto..."
Se veía venir, la verdad, ya a partir de ahí (para no decir que desde 'repentinamente').
Sobre lo del INcidente, mejor no comento nada, me alegro que no pasara nada más que un buen susto.

Azelaïs de Poitiers dijo...

Ains, awe, a ver si te nos cuidas más. Anda que...

Como teoría me gusta más la del gran salto de los chinos que la de los gusanos haciendo agujeros, la verdad.

Finduilas dijo...

Lo he leído, está genial...aunque impone un poco el que justo hora estén apareciendo especies mutdas en el mar....

Anónimo dijo...

pues es uno de los mejores libros que he leído, aunque el personaje Anawak, es algo aburrido, todo el libro es muy interesante.